¡Tengamos una plática, mamá!

blog

¿Cuántas de nosotras hemos escuchado o tal vez ha pasado por un caso de abuso sexual, cutting o  bullying?

Hoy en día no podemos ignorar estos temas,  lo que está pasando en nuestra sociedad y más con los adolescentes y jóvenes. Tal vez podría pasar por tu mente “mi hijo no” o “sé de alguien”. Cual  sea  nuestro pensamiento es importante estar informados y ser astutos.

 

¿Qué es el abuso sexual?

Es un acto de violencia con o sin contacto físico. Cometido por uno o varios individuos mediante violencia, coerción o amenaza, es decir sin el consentimiento de la persona. Se entiende como abuso sexual todo contacto (verbal, visual, físico y mental).

Los abusos sexuales forman parte de los traumas donde se origina un alto porcentaje de trastornos psicológicos. A demás tiene un impacto personal, social, escolar, profesional y familiar.

Las fases qué pasa la víctima son:

  • Negación
  • Culpabilidad
  • Impotencia
  • Vergüenza
  • Odio

Daños comunes que puede tener la víctima

  • Sentimiento de impotencia
  • Sentimientos de ser traicionado
  • Sentimiento de ambivalencia
  • Depresión
  • Miedo
  • Conducta destructiva

Ni olvidar, ni minimizar, ni negarlo, ni pasar la página, ni enterrarlo en el pasado,  puede ayudar a superar un abuso sexual es un reto y un proceso que puede tomar tiempo y mucho esfuerzo por parte de la persona. Sin embargo ¡sí, se puede superar!

 

¿Qué es el Bullying?

Se trata de una serie de maltratos continuos que son llevados acabo de manera intencional por uno o varios agresores, con el propósito de agredir, generar inseguridad.

Tipos de Bullying:

  • Verbal: se caracteriza por el empleo de insultos, burlas, apodos, chisme, rumores, amenazas, y humillaciones.
  • Físico: incluye todo tipo de agresiones ( patadas, empujones, golpes etc)
  • Social: Esta busca aislar o excluir a la persona de un grupo social.
  • Ciberbullying: Este acoso se vale de la redes sociales y de otros recursos tecnológicos para molestar a la víctima.
  • Sexual: Se trata de un tipo de asedio de connotación sexual o abuso en casos más grave.

Daños comunes que presentan las víctimas

  • Alteración del sueño
  • Trastorno de alimentación
  • Irritabilidad
  • Depresión
  • Ansiedad
  • Dolor de cabeza
  • Pensamiento destructivo

 

¿Qué es el cutting?

“Autolesiones” es el acto de dañar deliberadamente el propio cuerpo, como cortarse o quemarse. Este tipo de autolesión es una forma dañina de enfrentar el dolor emocional, la ira intensa y la frustración.

La autolesión puede traer una sensación de calma momentánea y de liberación de tensión, generalmente, luego de que se lleva acabo aparecen la culpa y la vergüenzas y regresan las emociones dolorosas.

Entre los signos y los síntomas de las autolesiones se puede incluir los siguientes:

  • Aislamiento
  • Quemarse la piel
  • Pincharse con agujas o alfileres
  • Golpearse la cabeza
  • Morderse
  • Arrancarse el cabello
  • Arañarse
  • Tatuarse

Se debe actuar a tiempo ante estas conductas compulsivas, ya que el adolescente desconoce su anatomía del cuerpo y podría lesionarse alguna arteria importante y perder mucha sangre, y en casos extremos fallecer. Además de las desagradables marcas que dejan las cicatrices, las cuales pueden facilitar la desaprobación social.

 

Al ser más consciente de los temas, tenemos una gran ventaja, porque podríamos identificar algunas de los síntomas y proporcionar ayuda oportuna a quien lo necesite en nuestra familia.

¡Sé que son temas que ninguna nos gustaría pasar!

 

y conoceréis la verdad, y la verdad os hará libres

 ( Juan 8:32 )

 

¡Dios siempre está en control ! Y nos ayuda en momentos difíciles, nos muestra la salida y camina con cada una de nosotras, nos da las herramientas para ser vencedoras y saber guiar a los hijos.

Hermana, la comunicación es básica en todos los ámbitos de la vida, ya sea en el ámbito escolar, familiar, social, laboral, etc. Enseñar con o desde una buena comunicación será de gran ayuda para el futuro de nuestros adolescentes, pues favorece la relación y nos permite tener un ambiente de unión, de respeto, de tolerancia, nos ayuda a establecer contacto con el otro, a dar o recibir información y así expresar aquello que queremos decir, ya sean ideas, sentimientos o sufrimientos.

La comunicación y la confianza son importantes en la familia, si tu adolescente estuviera sufriendo abuso sexual o cualquiera de las cosas que hemos mencionado antes, es importante saberlo.

 

Jesús es el mayor ejemplo de una íntima comunicación con su padre a tal grado de expresar su dolor .

Jesús se alejó un poco de ellos, se arrodilló hasta tocar el suelo con la frente, y oró a Dios: «Padre, ¡cómo deseo que me libres de este sufrimiento! (Mateo 26:39)

 

Hoy tenemos algo muy valioso y es la palabra de Dios que nos ayuda a instruir al joven.

Palabra de Dios + comunicación + confianza .

Nos ayudará para saber cómo actuar.

 

“Dirige a tus hijos por el camino correcto, y cuando sean mayores, no lo abandonará.(Proverbios 22:6-8)

 

“»Ama al Señor tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas. » Grábate en la mente todas las cosas que hoy te he dicho, y enséñaselas continuamente a tus hijos; háblales de ellas, tanto en tu casa como en el camino, y cuando te acuestes y cuando te levantes.” (Deuteronomio. 6:7)

 

Hermana, no soy mamá aún. Sin embargo quiero contarte mi testimonio de mi relación con mi mamá y estas situaciones.

Tengo 25 años y soy hija de una mamá soltera, ella tiene 21 años en la fe, llegó al ministerio de universitarios.

Mi mamá es mi mayor consejera y mi amiga, recuerdo de pequeña que mi madre hablaba conmigo que nadie podría tocar mi cuerpo y que si un día pasaba gritara y pidiera ayuda.

Ese día pasó a la edad de 8 años, un hombre abusó de mí, tocó mis pechos y piernas. No fue una penetración, en ese mismo instante pedí ayuda y llamé a mi mamá a su trabajo, le conté lo que pasó.

Inmediatamente llegó a casa y ahí empezó un largo camino  con muchos túneles muy oscuros que tuvimos que enfrentar. Juntas superamos este proceso con ayuda de Dios. Ella aprendió a ser paciente, pedir consejo y  a refugiarse en Dios, cuando me veía mal.

Echa sobre Jehová tu carga, y él te sustentará; No dejará para siempre caído al justo.” (Salmo 55:22)

Mi madre  tomó esta escritura y me la transmitió. Sin duda ha sido una gran enseñanza en mi vida. Y somos unas sobrevivientes.

 

En la primaria sufrí acoso escolar,  pasó con una maestra me humilló frente a todos por no saber pronunciar la “r” y me dijo: - Tan alta y no puedes pronunciar “r” , en mi salón mis compañeros me molestaban por ser alta.

Tenía  confianza con mi mamá le comenté lo sucedido. Nunca olvidaré ese día, mi mamá me llevó a orar y sacar mis emociones con Dios y me compartió esta escritura:

“Saben que se dijo: Ama a tu prójimo y odia a tu enemigo. Pero yo les digo: Amen a sus enemigos y oren por los que los persiguen.” (Mateo 5:38-48)

Me retó amar a mi maestra y mis compañeros, también me llevó a enfrentar a la maestra y claro con  mi mamá me sentí protegida, ¡hasta le obsequió un chocolate! Hablamos con mi profesora , le expresé cómo me hizo sentir y ella me pidió perdón.

Esta es otra lección que atesoro, mi mami me llevó hacer lo correcto delante de los ojos de Dios y sentir su protección.

Podría contar muchas cosas, sin embargo  lo que quiero transmitirte es que Dios ayudó a mi madre a saber como comunicarse conmigo, ¡claro que sí! necesitaba a una “mamá espiritual” no perfecta sino que se rindiera a Dios. Sé que a ella le dolieron muchas cosas pero agradezco que lloramos juntas, oramos juntas, seguimos juntas y me lleva a Dios.

 

Cosas prácticas

  • Pasa tiempo con tus hijos interésate en sus cosas, tiempos divertidos , tiempos profundos.
  • Expresa a tus hijos que estás con ellos en cada momento y camina con ellos.
  • Sé vulnerable como padre, esto hace que te conectes con tu hijo.
  • Pide mucho consejo.
  • Enseña con la palabra de Dios.
  • Llévalos a orar.
  • Consulta a un especialista si es necesario.
  • Escucha su comportamiento.

 

¡Hay esperanza! Tengamos esas pláticas con los hijos aún de temas incómodos